Nuestro Plan Pastoral

El espíritu de la Nueva Evangelización

6.3.1.  LA REALIDAD

La compleja realidad que vive el mundo, ha generado vastos fenómenos de descristianización, ateísmo e indiferencia religiosa, lo mismo que el nacimiento de movimientos espirituales sincretistas, llenos de paganismo. Además las sectas han desplegado una febril actividad proselitista que causa desconcierto en los católicos.

Esto impulsa al Santo Padre, Juan Pablo II a manifestar desde 1983, la necesidad de iniciar en la Iglesia una Nueva Evangelización.

Todos hemos llegado al convencimiento de renovar las estructuras diocesanas y parroquiales, para dar vía libre a la inspiración del Espíritu en la búsqueda del camino de la Nueva Evangelización.

6.3. 2.  RENOVACIÓN DESDE LA RIQUEZA ECLESIAL

Ante todo se requiere una profunda conversión personal  y comunitaria, para permitir la acción renovadora del Espíritu de Cristo, con el fin de encontrar el nuevo ardor, los nuevos métodos y las nuevas expresiones, que el mundo de hoy requiere para retornar a Dios. Pero, de la misma manera como Cristo alababa el Padre de familia porque saca del arca lo nuevo y lo viejo para atender a sus hijos, así esta madre Iglesia tiene en su seno fecundo, una serie de elementos válidos, aptos para la evangelización de ayer y de hoy.

 Se trata de todo el despliegue que los Hechos de los Apóstoles, hace de los siguientes elementos, sobre los cuales se fundamenta el presente Plan Pastoral: Kerygma, oración, misión, sacramento, comunidad, riqueza de carisma  y ministerios, vida de caridad, sentido profundo del señorío de Cristo y vida inagotable en el Espíritu, dentro de esta nuestra Iglesia Católica. Hemos ordenado estos elementos dentro de un proceso dinámico, en el que se integra el Ser y el qué hacer de la Iglesia, de tal manera que se busca dar todo a todos, involucrándolos a todos.

Todo esto se hace a título de Iglesia, es decir que es algo normal y propio de la misión de la Iglesia en la Diócesis y el la Parroquia.

En este plan interactúan tanto el sacerdote como el religioso y el laico, dentro de un camino armónico en el que cada uno cumple la misión teológica y sacramental con la que sirven a Cristo y a la Iglesia.

Tenemos el convencimiento de que el presente sistema se adapta al espíritu religioso y cultural del Pueblo Bonaverense  y de los habitantes del Litoral Pacífico.

Las asociaciones comunales, los Consejos Comunitarios, los movimientos apostólicos y los grupos de oración, nos demuestran la posibilidad, ya experimentada, de vivir la Fe en pequeñas comunidades, vivas  y dinámicas.

6.3. 3. OPCIÓN FUNDAMENTAL

Por todo lo anterior, hemos decidido en la Diócesis de Buenaventura asumir la Nueva Evangelización, como una opción fundamental, mediante la renovación de cada Parroquia, a partir de los siguientes elementos centrales:

  • Declarar cada Parroquia en misión permanente.
  • Asumir el Kerygma como contenido fundamental en la predicación.
  • Formar y consolidar en cada Parroquia pequeñas comunidades vivas y dinámicas. (Sentido comunitario o XOINONIA)
  • Proyectar el ejercicio de los carismas y ministerios para el desarrollo desde la pequeña comunidad de las 3 vertientes de la pastoral: profética, litúrgica y social (caritativa).
  • Consolidar en los sacerdotes y fieles el espíritu misionero, que permita rescatar a las ovejas que están fuera del redil, asumiendo la tarea de la inculturación de la Fe.
  • Conocer y valorar la cultura como riqueza e instrumento indispensable para hacer efectiva la Nueva Evangelización.

A los sacerdotes diocesanos y religiosos, a las comunidades religiosas, a los seminaristas les pido un gran esfuerzo para optar por la Renovación, muchas veces dolorosa e incómoda, pero necesaria para dar la respuesta adecuada que nos pide la Iglesia en el momento presente.

Además continuamos desarrollando, varias “líneas de acción” de las diferentes pastorales, porque es necesario fortalecer los servicios apostólicos de carácter diocesano y supraparroquial, en las áreas de Evangelización, Promoción Humana  y Cultura Cristiana.

6. 4. OBJETIVO GENERAL

Anunciar a Jesucristo, único salvador y Señor que nos revela el amor del Padre, para afianzar progresivamente, con el poder del Espíritu Santo, el Reino de Dios en el corazón de cada persona y en la vida social, mediante la formación de comunidades evangelizadas y evangelizadoras.

6. 5. OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  • Declarar cada Parroquia en permanente estado de misión, con el fin de propiciar en los fieles un encuentro personal y comunitario con Cristo.
  • Comprometer progresivamente a los fieles, impartiéndoles una formación integral,  para la urgente tarea evangelizadora.
  • Emplear el tiempo, las fuerzas y los recursos  a favor de una pastoral dinámica y misionera para que vaya sustituyendo la pastoral estática y de conservación.
  • Hacer realidad la integralidad de la misión de la Iglesia, mediante la conformación de comunidades vivas y dinámicas.
  • Promover los carismas y ministerios en todas la parroquias para impulsar la Nueva Evangelización.
  • Promover la inculturación de la Fe como camino para transmitir el evangelio.

6.6. MOVIMIENTOS APOSTÓLICOS

  • Legión de María
  • Renovación Carismática
  • Lazos de Amor Mariano
  • Catecumenado