MENSAJE DE PASCUA DEL OBISPO DE BUENAVENTURA

MENSAJE DE PASCUA DEL OBISPO DE BUENAVENTURA“Sean fuertes y valientes de corazón, los que esperan en el Señor”. (Sal. 31, 25)Saludo a mis Presbíteros, religiosos, religiosas, seminaristas y fieles laicos de esta amada porción del pueblo de Dios, que camina en la Diócesis de Buenaventura.Me dirijo a todos ustedes en un momento de la historia en donde se cuestionan los fundamentos sobre los cuales se ha apoyado nuestra civilización. Esta situación pandémica nos ha llevado a evitar el contacto humano y aislarnos en nuestras propias casas. De esta manera tendremos que vivir este misterio pascual. Dios nos pone en esta Pascua, en medio de la angustia, zozobra e incertidumbre, una oportunidad para salir de la rutina, romper los esquemas y estructuras, así como nuestra forma de actuar frente a la vida e incluso la forma de celebrar nuestros ritos sagrados.Por tal motivo, para este momento único de la celebración de la Semana Santa del 2020, es preciso que nos detengamos a reflexionar sobre lo que significa realmente aquello que vamos a celebrar, que es la muerte y resurrección de Jesucristo, que es nuestra esperanza y nuestra Pascua. Cristo quiere pasar por la vida de cada uno de nosotros, para liberarnos de las esclavitudes, como Dios pasó por el pueblo de Egipto y llevarnos a la libertad.Así mismo, es un tiempo que nos lleva a estar alegres porque el mismo Dios del antiguo testamento aparece potente, “con brazo fuerte y mano extendida” (Sal. 132,12) liberándonos de la muerte y de la esclavitud del pecado. Jesucristo, el nuevo Moisés, ha entrado una vez y para siempre en el santuario, consiguiendo una redención eterna (Heb 9,12) que estaba negada para los hombres.Cristo está vivo e intercede siempre por nosotros ante el Padre y a pesar de nuestras fallas, estas no nos impiden acercarnos a aquel que nos ama de una manera indescriptible y que ha muerto, resucitado y vive, deseando que tengamos día a día un encuentro profundo con él, porque quiere hacernos partícipes de sí mismo, de su felicidad. Esta Semana Santa nos dará la oportunidad de experimentar este gran misterio.Estamos rodeados de este virus que nos hace ver lo sensibles y frágiles que somos. Al acercarnos a estos santos misterios, estamos llamados a tener nuestros ojos puestos en Jesucristo, el autor de nuestra fe. Este será un momento preciso para reflexionar en la intimidad de nuestra casa, de nuestras familias sobre la vida que hemos tratado de construir al margen de Dios y cimentada solo en valores materiales. Por generaciones hemos participado de las procesiones, rituales y demás celebraciones litúrgicas, muchas veces impulsados por una tradición superficial y perdiéndonos de “gustar” el verdadero sentido de la redención. Este acontecimiento por el que pasa la humanidad en la actualidad, es un llamado a la conversión y a la reflexión sobre ese Dios que tanto hemos rechazado o limitado solo a los templos.Esta pandemia debe ser para todos nosotros un momento de salvación, es decir, un momento para manifestar el amor al otro y para reconciliarnos como humanidad, compartiendo lo que somos y lo que tenemos como lo hizo el mismo Dios con su hijo Jesucristo, muerto y resucitado en la cruz.En medio de esta tormenta que sacude nuestra sociedad y el mundo, necesitamos más que nunca de la Semana Santa, que viene a llenarnos de esperanza y a manifestar en los acontecimientos de nuestra vida la presencia del Dios del amor y del perdón. Cuando terminen estos días santos podremos comunicar la victoria de Jesucristo sobre la muerte, sobre el pecado, el sufrimiento y el demonio. De esta manera, desde lo más profundo de nuestro corazón, saldrá la bella expresión de María Magdalena y los Apóstoles:“Verdaderamente ha Resucitado”.Que la Santísima Virgen María, Madre de Dios y de la Iglesia, Salud de los Enfermos y Auxilio de los Cristianos, nos acompañe e interceda por nosotros.
Reciban mi bendición

+Rubén Darío Jaramillo Montoya

Obispo de Buenaventura
03 de abril de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *